Yrvind alrededor del mundo con DIAB Divinycell H

Yrvind construye un barco de Divinycel para romper el record del mundo de vela

¿Qué haría usted si pasara 600 días sólo en el mar? Mientras que la mayoría diría que se volverían locos, Sven Yrvind de Suecia no puede esperar a hacerlo. Con un suministro de únicamente muesli, leche en polvo y sardinas además de tener unos cuantos libros como compañía, este hombre de 75 años planea romper un record mundial. Su objetivo es dar la vuelta al mundo, sin escalas, con el buque más pequeño jamás construido, el Yrvind Ten, con una longitud de 10 pies y un peso de 1½ tonelada, este barco está fabricado con Divinycell de Diab.

“El último gran reto de vela ridículo”
Parece que Sven Yrvind siempre ha tenido el mar presente en su vida. Se crió en una pequeña isla en el Mar del Norte, donde su abuelo era capitán y su padre el primer oficial de un buque de carga sueco. Nacido en 1939 Sven Lundin cambió su nombre por el de Yrvind, haciendo referencia al intenso “torbellino” de una tormenta en el mar. Tras superar algunas dificultades a corta edad, a los 23 años Yrvind encontró su propósito y pasión en la construcción de barcos. Una de sus primeras obras está expuesta en el Hall de la fama de los marineros solitarios del museo de navegación en yate de Nueva Inglaterra.

Ahora, 50 años más tarde, Yrvind, lejos de prepararse para la jubilación se prepara para su mayor desafío – dar la vuelta al mundo en vela en un barco de 3 metros – estimado en unos 600 días, éste será su viaje en solitario más largo.

-La gente dice que es imposible. ¿Qué importa? No es la primera vez que la gente me ha desanimado, ríe Sven Yrvind. Y verdaderamente, no es ajeno al hecho de conseguir un record en solitario. Hace casi 35 años, el Club Royal Cruising de Reino Unido le concedió la medalla de marinero por navegar en solitario en un buque de 20 pies a través de las tempestuosas aguas del Cabo de Hornos. Su próxima hazaña le llevará a enfrentarse a estas aguas de nuevo, razón por la que no quiere correr riesgos en la construcción del Yrvind Ten.

La construcción con compuestos es crucial en mares agitados y aguas bravas
Sven Yrvind, experto en la construcción de barcos, sabe que no es un problema en sí que el barco zozobre o sea golpeado por algo en alta mar, pero son cosas que te ponen a prueba. Sin embargo, él cree que no hay razón para temer al mar. De hecho, le resulta más seguro que la tierra – siempre y cuando uno sea inteligente y esté preparado.

En cuanto al uso de Divinycell, él es apenas un novato. Lleva construyendo barcos con compuestos Diab desde 1980 y honestamente, él lo encuentra un juego de niños. Su primer barco Divinycell, con la orza de una única posición frente al mástil, puede verse aún hoy en día en el Museo Marítimo de Estocolmo.

Utilizar Divinycell H100 hace que el barco sea fuerte, ligero y prácticamente insumergible, cualidades que le gustan al Capitán Yrvind. El casco en sí está hecho de pequeños azulejos de Divinycell que son pegados y laminados juntos. Seguro de su habilidad para la construcción de barcos y con la robusta estructura de Divinycell, Yrvind sabe que puede conseguir el reto.

Hacer un mejor uso de los recursos limitados
Aunque sociable con amigos y visitantes, Sven Yrvind aprecia el tiempo en solitario en el mar.

–A diferencia de otros marineros, yo no tengo prisa, escribe en su blog. Pero no va a ser fácil. Para mí nada vale tanto la pena como la resolución de problemas.

Él se encuentra más sano, despejado y fuerte después de sus viajes. También espera que su viaje pueda enseñar a otros a valorar sus prioridades y tomar medidas para reducir el consumo de recursos naturales. Con esta aventura de vivir más de un año y medio en un espacio poco más grande que una bañera, Sven Yrvind quiere demostrar que con un bajo consumo también se pueden lograr grandes cosas. Diab tendrá el privilegio de formar parte de su viaje.

Más información sobre Divinycell H

Para más información sobre Sven Yrvind, visita su blog www.yrvind.com

Contacts Diab
Contacte con DIAB en:
Contact